Las grandes bodegas suelen poseer depósitos de importante tamaño, en donde se almacena y se deja añejar el producto en toneles y barricas. Las características de estos (materiales de los que está hecho, ventilación, humedad, etc) incidirán en gran medida en el vino resultantes.

Además, las grandes bodegas suelen disponer de laboratorios encargados de inspeccionar la calidad del vino, y cintas de embotellamiento y etiquetado.

Las bodegas más actuales se construyen con criterios de gravedad, de manera que la uva entre en la bodega en la parte más alta, y el producto de las sucesivas fases de elaboración va descendiendo, hasta la guarda en botella, que se situaría en la parte más baja de la bodega.

Hay una enorme riqueza en la arquitectura de bodegas, que son reflejo de diferentes formas orográficas, pero también de modas, formas de entender el vino, o riqueza aplicada a la edificación de las mismas.

Bodegas de Baltanás (Palencia)

Uno de los conjuntos de bodegas subterráneas más grande y antiguos de España son las Bodegas de Baltanás, que cuenta con un total de 374 bodegas en 6 niveles superpuestos



España tiene más de 2500 bodegas y una enorme variedad: desde los tintos de la Rioja, Ribera del Duero y Priorat, hasta los vinos blancos de Rueda y Rías Baixas y los cavas de Penedès, los vinos dulces de Malaga y Serranía de Ronda y los finos de Jerez